Blog de la Fundación FACUA y la Fundación Ciudadana por un Consumo Responsable para la colaboración y el intercambio entre las organizaciones de consumidores de América Latina, el Caribe y Europa

Blog de la Fundación FACUA y la Fundación Ciudadana por un Consumo Responsable para la colaboración y el intercambio entre las organizaciones de consumidores de América Latina, el Caribe y Europa

Publicado el 16 de septiembre de 2021, por Francisco Acosta Orge

El contenido vertido en los artículos publicados en el Blog Consumo y Ciudadanía, son de responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente la postura de las Fundaciones que propician dicho blog

La defensa de los derechos de los consumidores está configurándose de manera progresiva en un buen número de países como uno de los elementos fundamentales en la defensa de la calidad de vida de los ciudadanos. Su desarrollo y consolidación organizativa debería alcanzar cotas cada vez más altas, habida cuenta de los hábitos de consumo que afectan a la gran mayoría de la sociedad en los países desarrollados o los que están en vías de desarrollo.

Al contrario que el movimiento sindical,  que se abrió paso a través de heroicas luchas de millones de trabajadores en los siglos XIX y XX, contra la explotación capitalista y empresarial, el movimiento de consumidores se desarrolla como una consecuencia directa de las conquistas de los trabajadores en materia de alimentación, vivienda, servicios esenciales como el de la sanidad, la energía, la educación o el transporte.

El objetivo permanente del sindicalismo de clase es el mantener las conquistas de los trabajadores en materia laboral, económica y social, conquistas que en muchos casos benefician a la mayoría de la sociedad, como son el derecho a la Sanidad y la Enseñanza Pública, a jornadas laborales dignas, a vacaciones pagadas, etc.

El objetivo de la acción consumerista es el de que se respete la legalidad establecida en materia de servicios a la sociedad, e incluso el que éstos sean mejorados. También las que rigen la elaboración de Alimentos, Sanidad, medios de Transportes o Comunicaciones que se proporciona a través de entidades empresariales privadas y Servicios Públicos municipales o estatales.

De ahí que lleguemos a la siguiente conclusión: mientras la función principal del activismo sindical abarca fundamentalmente al sector de la sociedad formado por los asalariados, las organizaciones de consumidores deben generar una acción más socialmente plural, abarcando por lo menos teóricamente, a toda la sociedad, pues toda la ciudadanía es consumidora de productos y servicios decisivos para el mantenimiento de la vida humana. Por ello, en la práctica debería darse un mayor grado de confluencia organizativa entre ambas actividades.

Seguir leyendo

Artículos más recientes