Blog de la Fundación FACUA y la Fundación Ciudadana por un Consumo Responsable para la colaboración y el intercambio entre las organizaciones de consumidores de América Latina, el Caribe y Europa

Blog de la Fundación FACUA y la Fundación Ciudadana por un Consumo Responsable para la colaboración y el intercambio entre las organizaciones de consumidores de América Latina, el Caribe y Europa

La recuperación y el reordenamiento económico en Cuba hacen imprescindible la protección del consumidor

Publicado en 2 marzo, 2021 por Eugenio R. Balari
El contenido vertido en los artículos publicados en el Blog Consumo y Ciudadanía, son de responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente la postura de las Fundaciones que propician dicho blog

Las medidas establecidas por las autoridades cubanas en relación a la recuperación y el reordenamiento de la economía hacen imprescindible que se disponga, definitivamente, de una ley de protección al consumidor, donde se velen y defiendan los derechos de éstos y se propicie la creación de instituciones gubernamentales y sociales orientadas a trabajar en dichos fines.

Durante seis décadas se mantuvieron en Cuba muchos productos básicos o servicios esenciales a los consumidores con políticas de gratuidades y subsidios. Estas medidas, por supuesto, si bien beneficiaban a éstos, erosionaban recursos necesarios que debían orientarse hacia un mayor crecimiento y desarrollo económico.

En los dos últimos congresos del Partido Comunista de Cuba se originaron los llamados lineamientos económicos, los cuáles entre otras cuestiones, debían corregir determinados excesos que se habían producido con tales políticas. Fue así que finalizando el 2020, las autoridades se dispusieron a suprimir los subsidios excedidos y dar un giro más racional a éstos, adecuándolos lo mejor posible a la economía.

Por tal razón y dada la compleja o crítica situación económica del país, las autoridades decidieron en el último trimestre del 2020 realizar la unificación monetaria y cambiarla, iniciando así un proceso de mayor reordenamiento de la economía nacional. De ahí que junto a la decisión de que sólo circulara el peso cubano, al cambio de 1×24 con relación al dólar; las autoridades decidieran realizar, en simultáneo, la eliminación de subsidios en productos y servicios. A la vez que se introdujeron significativos incrementos en los ingresos de la población (salarios y pensiones), se ajustaron los precios minoristas en relación al actual aumento del poder adquisitivo de la población.

A partir de las escalas existentes en los salarios y pensiones, éstos fueron aumentados en cinco veces y además definieron (teóricamente) una canasta básica de gastos en productos y servicios. De acuerdo a los análisis realizados, los nuevos incrementos monetarios cubrirían las necesidades nutricionales básicas en productos y podrían satisfacerse los servicios esenciales que requieren los consumidores.

Seguir leyendo

Artículos más recientes

La nueva agenda del consumidor

Este 2020, el Código de Defensa del Consumidor (CDC) brasileño cumple 30 años. Estamos ante un suceso importante que está marcado por eventos jurídicos, seminarios

Leer más »