Blog de la Fundación FACUA y la Fundación Ciudadana por un Consumo Responsable para la colaboración y el intercambio entre las organizaciones de consumidores de América Latina, el Caribe y Europa

Blog de la Fundación FACUA y la Fundación Ciudadana por un Consumo Responsable para la colaboración y el intercambio entre las organizaciones de consumidores de América Latina, el Caribe y Europa

Publicado en 29 de julio de 2022, por Almudena Álvarez.

El contenido vertido en los artículos publicados en el Blog Consumo y Ciudadanía, son de responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente la postura de las Fundaciones que propician dicho blog

La familia, ya sea nuclear, monoparental, adoptiva, de padres separados, compuesta, homoparental, extensa…, es el primer grupo de referencia que tiene una persona y ésta debe servir de modelo en los patrones de comportamiento, los valores, las creencias, las normas, las actitudes y las decisiones y, en el caso que nos compete, en los hábitos de compra y consumo responsable y crítico de un individuo.

Como decía Philippe Meirieu en su libro Frankenstein Educador: “la familia se ha convertido en un conjunto de personas que utilizan la misma nevera”. Y nada más lejos de lo que tendría que ser integrarse en la domus donde se debe educar en respeto, hábitos que adquirir, códigos que aprender y obligaciones a respetar.

Como dijo Ward, ya en 1974: “la socialización del consumidor es el proceso por el que los niños y las niñas adquieren habilidades, conocimientos, y actitudes relevantes para su funcionamiento como consumidores en el mercado”.

¿Por qué es importante analizar la influencia de la familia en el comportamiento del consumidor? Muchos productos se consumen por primera vez en familia por lo que se crean influencias intensas entre los miembros por los lazos afectivos que tienen. Es en la familia donde aparecen los primeros procesos de socialización en el consumo, es decir, se crean esos primeros hábitos de consumo transferidos por la familia que se aceptan y/o se rechazan según las decisiones de compra de la misma.

La relevancia que tiene la unidad familiar como primer grupo de referencia ante un consumo crítico y responsable es importantísima. La familia es la unidad social de mayor influencia en la conducta de sus miembros, particularmente en lo que tiene relación a conductas de consumo. En ella es donde se empiezan a formar los patrones de consumo, es el lugar donde se aprende a consumir y continúa reforzándose durante un número importante de años.

¿Quién no sigue comprando ese producto porque era el que se consumía en casa? ¿Acaso si en casa se reciclaba, no lo haces cuando tienes la tuya propia?…

.

Seguir leyendo

Artículos más recientes

No Más Fruta Sin Fruta

En una campaña denominada “No Más Frutas Sin Fruta”, diversas organizaciones de la región han iniciado la fiscalización de diversos productos que ostentan imágenes de

Leer más »

Es el ambiente, idiota

Un estudio encargado por la unidad de investigación en obesidad del gobierno británico al Centro de Políticas en Alimentación de la Universidad de la Ciudad

Leer más »