Al salir del supermercado escuché un niño decir: “¡Papá papá, el señor calvo que está allí, me tocó sin mi permiso¡” Esta frase fue luego repetida por el niño que tendría como máximo seis años de edad. Todas las personas allí escuchamos la clara dicción y fluidas palabras. El padre también lo hizo y lo  tranquilizó. Obviamente todas las personas miraron al señor calvo. Por mi parte me retiraba y no pasó a mayores.

Fue la primera vez que escuché esas palabras y quedé pensando la buena suerte que tenía ese niño de tener una familia que lo  educara  en sus derechos. La lección es que educar es muy importante.

Antes apenas se decía, “no hagas al otro lo que no te gusta que te hagan a ti” o tal vez “no hables con desconocidos”. Hoy es necesario mucho más, tanto a nivel personal como de las organizaciones.

Pequeñas tolerancias

Muchas veces todo comienza por un  pequeño hecho, del cual no se repara o no se hace notar. Luego, por distintas razones va aumentando y llega el momento que los derechos de alguien son vulnerados. El Instituto Nacional de la Calidad en Uruguay conjuntamente con “Inmujeres” desde 2013 incluye en sus modelos de calidad  la Mención de “Equidad y Género”.De este modo se ha  impulsado a muchas empresas a trabajar el tema, procurando  así una sociedad más justa y equitativa.

La perspectiva de género permite hacer visible a las desigualdades de poder entre personas de distinto sexo. De este modo lograr sociedades más justas y equitativas. Ello ha llevado estos temas a los distintos ámbitos y a ver la relación entre varones y mujeres con mayor igualdad,  desarmando estereotipos inculcados en la sociedad por muchos años. Así se procura llegar a toda la sociedad y con ello mejorar la vida cotidiana, impulsando una convivencia en armonía y mejor desempeño de las relaciones  laborales y  sociales. Se apunta a mejorar las relaciones y a posibilitar esas modificaciones generadas y  lograr los cambios.

Midiendo avances

La evaluación de los logros, el avance y mejora de las relaciones, se realiza midiendo el avance de progreso de las organizaciones en cuanto a nivelar y reducir las diferencias existentes. Así es que se avanza en el tema, puntuando como “uno” en las áreas donde no se ha avanzado y si apenas  solo se conversó la necesidad de implementar un “modelo de mejora continua”, El puntaje sigue hasta el nivel cinco, donde  se destaca que  la  acción requerida ha mostrado cambios efectivos.

Se trata de analizar y pensar en las diferencias existentes, cuáles son, y cómo se deberá  trabajar para lograr el cambio. Se evaluará cómo se va  a ir avanzando en el tema y los resultados que  se quieren obtener, así como los logros que se han alcanzado o se obtendrán y el camino para alcanzarlos.

Una vez que se decide llevar a cabo un proceso de “Mejora Continua”, en el marco del modelo y todas las personas están de acuerdo, se comienza con los pasos para avanzar en los temas que requieren mejoras.

¿Cómo es el paso a paso?

Así por ejemplo, en forma conjunta, se va evaluando si los encargados estimulan y aprecian el desarrollo de las personas. En ese marco, se van describiendo los hechos que demuestran el compromiso de la Dirección por establecer el proceso de la equidad. Se apuntan a establecer  los hechos concretos, que reflejan el compromiso de comenzar un proceso. Asimismo se enfoca a visualizar las expectativas de todos los integrantes de la organización y  se establecen las prioridades y temas para avanzar.

En forma simultánea se estudian las necesidades de capacitación e información para la implementación de las acciones y los cambios. En el campo de la odontología, se estudian las expectativas de los pacientes, y de todas las personas involucradas  en  la actividad de la clínica.

Ello implica estudiar qué se debe hacer para asegurar el apoyo de todas las personas basándose en la confianza y el intercambio de ideas, para así avanzar en el entendimiento y en la mejora. Por ello, es fundamental establecer la situación en que se encuentra la empresa u organización y cuáles son sus objetivos en el  mediano y largo plazo. Implica también, evaluar los puntos que deben ser contemplados al empezar el proceso y el  valor o ponderación que le damos a estos logros.

Se trata de anotar las evidencias que encontramos que describen la situación actual y las metas que nos proponemos. Como parte del modelo, en la organización se debe asegurar que cada quien pueda tomar las  decisiones necesarias para lograr la mejora cuantitativa y comprobable.

Un punto en juego, es revisar los procesos, de forma tal de comprobar si se orientan a la satisfacción de pacientes,  profesionales y colaboradores.

Por ejemplo, pueden considerarse aspectos tales como:

¿Existe brecha salarial entre integrantes de la organización?

¿La dedicación es equitativa o hay diferencias?

¿El horario de trabajo es igual para hombres y mujeres?

¿La organización cuenta con infraestructura adaptada a mujeres embarazadas o en período de lactancia ?

Estas, entre otras posibles, son algunas de las preguntas que nos tenemos que hacer para lograr un trabajo más eficiente y con mayor comodidad para todos los integrantes del equipo.

El principio de la calidad y la satisfacción, pasa por las personas en el marco de la organización.

Referencias:”Mención en Equidad y Género “ INACAL- “ Modelo de Calidad con Equidad y Género “ Inmujeres – Uruguay

Dra. Laura Paz Arrarte, Presidenta de la Liga Uruguaya de Defensa del Consumidor (*).

(*) Miembro de la Comisión de Equidad y Género de la Facultad de Odontología de la Universidad de la República .Miembro del Consejo Directivo del Organismo Uruguayo de Acreditación. Evaluadora del Instituto Nacional de la Calidad. Columnista de la Revista Prismas de la Asociación Odontológica Uruguaya

 

Share on facebook
Share on twitter